Ya no hay diplomacia, ni educación, ni vergüenza, ni dignidad... ni siquiera un poquito de ética... o siendo tan coleguita de Rouco Varela... piedad cristiana. Ya no hay nada.
Al zampabollos que tenemos sentado en la Moncloa le da la risa floja cuando, en una rueda de prensa, le preguntan por su sueldo, cuando lo lógico es que debería ser de DOMINIO Y CONOCIMIENTO PÚBLICO.

Seguro que a la gente que echan de sus casas también le acaba dando la risa, y a los que echan de sus trabajos, le dan auténticos ataques de hipo. ¡Uys, como dicen los ladrones de corbata del Congreso, estoy siendo demagoga!, ustedes perdonen. Por un momento se me fue la pinza y me puse a soltar verdades sin tantas chorradas como usan ustedes.

Igual a este gorrino bien cebado le da la risa porque tiene algunos milloncetes por ahí, en algún paraíso fiscal, como el señor Mas... y por eso se la trae floja. ¡Vayamos a saber!.

Yo me pongo blanca cuando pienso en lo que cobro, en lo que trabajo y en que quiera Dios que me dure. Menos risa, cualquier cosa.

Esto ya es de dar asco, va en serio.