Buenas noticias

Una asistente le dice a su jefe:
Me temo que tengo malas noticias.
¿Por qué siempre tienes malas noticias?
Por una vez en tu vida, dime que tienes buenas noticias.
Está bien. Tengo una buena noticia: No eres estéril.