Dos amigas hablan:

Que te pasa que estas tan pensativa?
Es que mandé a mi marido a la tienda a comprar papas
para hacer la comida y lo atropelló un carro...
¡Carajo! ¿Y ahora, qué vas a hacer?
Pues no sé... ¿macarrones?