En el lecho de muerte

Un anciano agonizante ya a punto de morir dice:
Que me traigan a mi esposa.
Y le llevan la esposa.
Que me traigan a mis hijos.
Y los llevan.
Que me traigan a mis hermanos.
Cuando estaban todos alrededor del lecho de muerte dice:
Ahora si puedo morir como Jesús.
Rodeado de ladrones.