En la trinchera

Estaban varios soldados en una trinchera en pleno tiroteo
cuando de repente exclama el de más rango:
¡Soldado, cúbrame con sus hombres!
El soldado, lleno de admiración, responde:
¿Va a atacar, mi sargento?
¡No! ¡A cambiarme los calzoncillos!