Hombre engreído

Un hombre muy engreído hacía el amor con su novia,
En el momento del orgasmo la mujer empieza a gritar:
¡Ay! Dios mío... ¡Ay! Dios mío.
Y él le dice:
No te preocupes, en la intimidad... ¡ME PUEDES LLAMAR OSCAR!