Hormigas

Dos hormigas se encontraron en el botón del cinturón de una mujer.
Despues de charlar un rato sobre sus descubrimientos, quedaron en que
tomarían direcciones diferentes y luego se volverían a encontrar para
contarse sus aventuras.

Siete días después, se encontraron, entonces una de ellas comenzó a contar:
Mirá descubrí una zona con dos montañas muy suaves, esquiaba de día y
dormía calentita en el valle en la noche.
La otra contó luego sus desventuras.
Tuve que cruzar una selva muy tupida y caí en un agujero muy profundo.
Cada vez que trataba de salir, quedaba agotado y de noche no podía dormir
porque venía un gusano gigante y me vomitaba encima.