Iñaki en Madrid

Iba IÑAKI, de BILBAO, paseando por MADRID, cuando al pasar por la Torre Picasso
ve un incendio enorme en el piso 42.
Los ascensores bloqueados, las escaleras también, y la gente en la azotea chillando:
¡Vamos a morir!
Iñaki les grita:
¡EEEEH! ¡Venga, tiraros que yo os cojo, pues!
Y los de arriba:
Ese tío esta loco, ¿cómo nos va a coger?
Y uno de ellos dice:
Pues yo me tiro, me da igual morir quemado que estampado contra el suelo.
Le hace una seña a Iñaki y se tira.
Iñaki, por supuesto, lo coge y lo deja en el suelo intacto.
La gente lo ve y se empieza a tirar, e Iñaki los va cogiendo.
De pronto se tira un negro e Iñaki se queda mirando y no lo coge.
El negro se queda convertido en un sello de Correos contra la acera, e Iñaki dice:
¡Oye, que digo yo que, si dejáis de tirarme los QUEMAOS
pues que acabaremos antes, hostia.