La edad exacta

Un señor anda tranquilamente de paseo por la Gran Vía
cuando se le acerca un hombre que le suelta a quemarropa:
¿A que no sabe cuántos años tengo?
El primero se queda pensativo y al cabo de un momento:
Sesenta.
Impresionante. ¿Cómo lo ha acertado?
Muy sencillo: en mi casa hay un señor que
está medio gilipollas y tiene treinta.