El tema en cuestión da un poco de repelús, aunque cada vez hay más personas que se muestran totalmente convencidas de que lo que ocurrirá el próximo mes de Diciembre es una especie de "recomienzo de la cuenta del tiempo", y no un Apocalipsis en su más estricto sentido... (algo así como los fallos tecnológicos producidos por el paso del año 1999 al año 2000).
Teorías hay para todos los gustos...
Desde que un impepinable meteorito nos caerá encima, pasando por la posibilidad de que la Tormenta Solar tan activa de este 2012 pueda desbordarse y nos afecte más de la cuenta, tocando las opciones de que un supervolcán erupcionará y cubrirá la atmósfera con millones de toneladas de ceniza que tardaría unos días en disiparse del todo (al estilo de los dinosaurios, vamos) y llegando a las creencias más religiosas con jinetes apocalípticos, trompetas del Juicio Final y los difundos saliendo de sus tumbas para darnos un susto de le leche, sin olvidarnos del inquietante Nostradamus, que cada vez que entraba en trance se "cargaba a unos cuantos" en el futuro, como en el caso de las 2 Guerras Mundiales (también vió una tercera), el Titanic, la Revolución Francesa y Napoleón, el Titanic y los atentados de Las Torres Gemelas.
El caso es que lo realmente espinoso del asunto son los cálculos matemáticos y astronómicos que hizo la cultura Maya, para la que el Fin del Mundo conocido es el próximo 22 de Diciembre. Más allá de esta fecha, interpretaban como un cambio total en la Humanidad.
No quisiera frivolizar, pero vistas las fechas... ¿no será que Belén Esteban hará un especial de Navidad?... (es una broma).
En fin, os paso a colgar este programa de Cuarto Milenio con Iker Jiménez, que trata este asunto de un modo muy interesante.
Espero que os guste y que me contéis qué opináis al respecto...
Yo por si "las moscas", procuraré estar en el mejor sitio posible ese 22 de Diciembre.