Limosna

Un limosnero en pleno diciembre toca en una casa y dice:
Señora, regáleme algo para comer por favor,pero que no sean tamales
ni cerdo horneado, ni pavo horneado,que estoy cansado de comer eso.
Ahh bueno, ¿le gusta el pescado?
Si, siiii ¡claro!
Entonces venga en Semana Santa!!!