Nadie se quejó

Un médico está dando clase:
Y en mis 25 años de profesión no se me ha quejado nadie.
¿Qué significa eso?
Responde el alumno:
¡Que los muertos no hablan! Señor forense.