Regresando a casa

Un borrachito regresaba a su casa después de pasar una noche a pura fiesta,
y se topa con un policía en el camino, y le pregunta:
Disculpe que lo moleste, pero me puede decir, ¿cuántos golpes tengo en la frente?
El policía responde:
Tienes tres golpes.
Y el borrachito dice:
Entonces, me faltan dos postes para llegar a mi casa.